Inicio de sesión
Contáctanos
Contáctanos para nuevas contrataciones
o
Te llamamos
El número de teléfono es obligatorio Tiene que introducir un número de teléfono correcto
Acepto la política de protección de datos.
Es necesario que aceptes la política de protección de datos
¿Qué son los repartidores de costes de calefacción y cómo funcionan?

¿Qué son los repartidores de costes de calefacción y cómo funcionan? 

En un mundo donde la eficiencia energética se ha convertido en una prioridad, los sistemas de calefacción no son la excepción. De hecho, la gestión adecuada de la calefacción en los hogares no solo contribuye a un menor consumo energético, sino también a una reducción significativa de las facturas. 

Pero ¿cómo puedes lograr un control más preciso de lo que consumes? La respuesta podría estar en los repartidores de costes de calefacción, dispositivos que te ayudan a tener una visión clara del consumo de cada radiador de tu vivienda. 

¿Qué son los repartidores de costes de calefacción? 

 

Estos dispositivos, que se instalan en los radiadores, permiten medir de manera individual el consumo de calor de cada uno de ellos. De esta forma, puedes conocer con precisión la cantidad de energía que cada radiador está utilizando. 

En un edificio con varias viviendas, es común que el sistema de calefacción sea centralizado, lo que significa que todos los habitantes comparten un único sistema. Sin embargo, no todos los hogares consumen la misma cantidad de calor, ya que esto depende de varios factores, como el aislamiento de la vivienda, la exposición solar y la cantidad de personas que la habitan. 

Los repartidores de costes surgieron como una solución a esta problemática, pues permiten que cada usuario pague exactamente por el calor que consume. Además, el hecho de conocer el consumo individual incentiva a los usuarios a adoptar hábitos más eficientes, lo que da como resultado un ahorro en la factura de calefacción

¿Cómo funcionan los repartidores de costes? 

 

Los repartidores de costes son pequeños dispositivos electrónicos que se acoplan directamente en los radiadores. Su función es medir la temperatura de la superficie del radiador y la temperatura ambiente para calcular la cantidad de calor que está emitiendo cada radiador. Los datos recogidos pueden ser leídos directamente en el dispositivo o ser transmitidos a un sistema centralizado para un análisis más detallado. 

La instalación de repartidores es un proceso sencillo que no requiere de grandes obras ni intervenciones técnicas complejas, lo que lo convierte en una opción muy atractiva para muchos usuarios. 

¿Son obligatorios los repartidores de costes de calefacción? 

 

En España, la normativa establece que los edificios con calefacción central deben contar con estos dispositivos como parte de un esfuerzo para promover la eficiencia energética y el ahorro. 

La Directiva Europea 2012/27/UE, impulsada por la Unión Europea, establece la necesidad de fomentar la eficiencia energética y sugiere la instalación de repartidores de costes y válvulas termostáticas para controlar de manera individual el consumo de calefacción en edificios con sistemas centralizados. Esta directiva ha sido transpuesta a la legislación nacional en muchos países del espacio europeo, incluyendo España, lo que ha llevado a la obligatoriedad de la instalación de estos dispositivos en ciertos casos. 

Por otro lado, el empleo de estos elementos promueve una mayor conciencia sobre el uso del butano y propano en la calefacción, lo que contribuye a un consumo más responsable y eficiente. 

¿Qué tener en cuenta antes de instalar repartidores de costes? 

 

Antes de proceder con la instalación de los repartidores de costes, has de valorar los siguientes aspectos. 

Compatibilidad con el sistema 

Debes verificar que son compatibles con la calefacción existente. No todos los radiadores o sistemas de calefacción son adecuados para trabajar con repartidores, por lo que es importante realizar una revisión técnica previa. 

Coste de instalación y mantenimiento 

La inversión inicial y los costes asociados son factores a considerar. Si bien la instalación puede generar ahorros a largo plazo, es muy importante tener en cuenta este aspecto para evaluar la viabilidad financiera del proyecto. 

Acceso a los datos y facilidad de uso 

Es vital que los repartidores proporcionen un acceso sencillo y comprensible a la información de consumo. En este sentido, una interfaz amigable y una buena accesibilidad fomentarán un uso más eficiente de la energía. 

Consejos para ahorrar en tu factura con los repartidores de costes 

 

Si los utilizas de la forma correcta, pueden contribuir significativamente al ahorro en tu gasto en calefacción. Estos son algunos consejos para sacarles el máximo provecho: 

  • Monitoriza regularmente el consumo: Con su ayuda puedes evaluar el gasto de cada radiador y detectar posibles irregularidades o excesos. 
  • Ajusta la programación: Emplea los datos proporcionados para programar el encendido y apagado de la calefacción según las necesidades reales de cada espacio. 
  • Mantenimiento regular: Este aspecto es esencial para garantizar la precisión en las mediciones. 
  • Fomenta la conciencia de uso: Compartir la información de consumo con los miembros de la vivienda conlleva hábitos más eficientes y conscientes. 

Como has podido comprobar, la instalación de repartidores de costes de calefacción no solo está alineada con las directrices de eficiencia energética impulsadas por la Unión Europea, sino que también representa una oportunidad de ahorro en tus facturas. Empieza hoy mismo a ahorrar gracias a estos dispositivos. 

Otras lecturas que te pueden interesar