Inicio de sesión
Contáctanos
Contáctanos para nuevas contrataciones
o
Te llamamos
El número de teléfono es obligatorio Tiene que introducir un número de teléfono correcto
Acepto la política de protección de datos.
Es necesario que aceptes la política de protección de datos
Carrito vacío

Tu carrito está vacío

Visita la Tienda Online o, si guardaste algún producto, inicia sesión para verlo.

Visita nuestras novedades o, si guardaste algún producto, inicia sesión para verlo.

Visita la Tienda Online y descubre todos los productos que tenemos para ti.

Si no encuentras algún producto, utiliza el buscador o explora las distintas secciones.

Medir aceite del coche

¿Cómo se mide el aceite del coche? 

¿El aceite del coche se mide en frío? Esta es una de las cuestiones que suscitan dudas entre los conductores. Pero, más allá, hay otras que conviene plantearse para efectuar el proceso de manera adecuada. En este artículo, te mostramos cómo hacerlo para que aumentes la vida útil de tu vehículo.

Esta es una parte del mantenimiento que puedes efectuar en el taller o por tu propia cuenta. Si has escogido la segunda opción, debes tener presente ciertas precauciones. Emplea siempre guantes de látex (o nitrilo, si eres alérgico) y evita el contacto directo con los fluidos lubricantes. 

Sigue estos pasos para medir el aceite de tu coche de forma segura 

¿Dónde se mide el aceite del automóvil? Lo primero que debes saber es que está prohibido hacerlo en la calle. Según la Guardia Civil, es motivo de sanción por la posibilidad de contaminar la vía pública. Por tanto, necesitarás un espacio adecuado, como tu garaje. 

Para que el proceso sea seguro, además, debes seguir estos pasos.  

1. Coloca el vehículo y levanta el capó 

Llévalo hasta una superficie recta y nivelada para que la medición sea más precisa. Posteriormente, apágalo y espera unos minutos hasta que se enfríe.

Después, encuentra la varilla de medición, que suele estar cerca del depósito. Lo identificarás porque su tapa es de un tono amarillo o naranja, en la mayoría de casos. 

2. Prepara la varilla y haz la primera medición 

Limpia la varilla con un paño de microfibra ligeramente húmedo, pero que no esté mojado del todo. Luego, insértala en el depósito hasta que llegue a su base y haga contacto.

Cuando hayas finalizado este paso, sácala y límpiala de nuevo con el mismo paño de microfibra. Asegúrate de que quede libre de residuos. 

3. Repite la medición 

Vuelve a insertar la varilla hasta que llegue hasta el fondo del depósito. Después, sácala y observa hasta dónde ha llegado el líquido. Lo sabrás por la sección de la varilla que tiene un tono más oscuro.

En caso de que la marca tenga forma diagonal, significa que has introducido la varilla de manera incorrecta. Es esencial que lo hagas siempre en línea recta. 

¿Por qué es importante medir el nivel de aceite del coche? 

La importancia de efectuar la revisión va más allá de lo que pudieras pensar. Según la DGT, esta es una parte crucial del mantenimiento y es básica para disfrutar de un viaje seguro. De hecho, es posible que un simple olvido ocasione daños irreparables que se traduzcan en una inversión económica considerable para repararlos. 

Por otro lado, hay entornos que son más propensos a que el motor alcance temperaturas extremas, sobre todo, los de interior. En esos casos, los bornes y otras piezas necesitan estar frescas y este líquido contribuye a disipar el calor.

Queda otra razón más que justifica la importancia de medir de forma regular los niveles. Está relacionada con el mantenimiento de los componentes más sensibles del automóvil: 

  • Los pistones: Son responsables del impulso que hace que el vehículo se ponga en marcha, pero se deterioran rápidamente cuando la falta de lubricante hace que rocen entre sí. 
  • La culata: Contiene el refrigerante que ocasiona fugas cuando se sobrecalienta, dado que se deforma y afecta a las válvulas y las levas. 
  • El eje del cigüeñal: Es la parte que más tiende a sobrecalentarse cuando no está lubricada. Ello desencadena fricciones extremas en otros componentes del motor. 

Hay que atender también a cuál es el producto que precisas. ¿Qué aceite lleva mi coche? Esta es otra cuestión que hemos resuelto en uno de nuestros últimos artículos. 

Medir aceite del coche

¿Cuáles son los niveles normales de aceite? 

Lo adecuado es que esté entre el máximo y el mínimo. Insértala dos veces para prevenir que la suciedad que tuviera antes afecte a la precisión.

Partiendo de estos pasos, obtendrás tres posibles lecturas: 

  • Está por debajo del mínimo: En este caso, es urgente que viertas más para evitar que la fricción extrema dañe las partes móviles. Los bornes pueden verse perjudicados e incluso deteriorarse por completo. 
  • Está entre el máximo y el mínimo: Significa que es el adecuado, por lo que solo tienes que atender al kilometraje que efectúe antes del próximo cambio. Asimismo, debes saber cada cuánto cambiar el aceite del coche (cada 5000 o 30 000 kilómetros, según el producto). 
  • Está por encima del máximo: Debes drenarlo abriendo el tapón que encontrarás en la parte inferior del vehículo. Utiliza un colador y un depósito plástico para almacenar el residuo hasta que lo lleves a un punto limpio para reciclar el aceite del motor

¿Qué ocurre si el nivel de aceite es más bajo o alto de lo normal? 

Te interesará saber que un exceso en los niveles es casi tan peligroso como una escasez. Una lubricación demasiado alta origina una presión que los sellos no pueden soportar. Estas piezas se encargan de taponar el depósito para prevenir fugas, que tendrían lugar cuando la cantidad que albergan es mayor a su capacidad.

Otro de los factores más graves se denomina recirculación. Cuando hay demasiado lubricante, el vehículo no puede limpiarlo de la misma manera, por lo que el usado vuelve a ascender. Recuerda que este último se caracteriza por contener trazas de suciedad tanto del ambiente como la obtenida por el desgaste de las piezas móviles.

Consecuencias de unos niveles por debajo del mínimo 

Por el lado opuesto, un nivel demasiado bajo ocasiona un mayor desgaste del motor y una reducción en su eficiencia energética. Respecto al sobrecalentamiento, también hace que las piezas se deformen y haya que sustituirlas. Ten en cuenta que, en la mayoría de los casos, tienen un precio muy elevado. 

Igualmente, una mayor necesidad de mantener una refrigeración óptima y una pérdida de las condiciones requeridas para ello hace que se gaste más combustible. El catalizador puede obstruirse al no ser capaz de procesar la suciedad, e incluso quemarse por una menor resistencia al aceite.

Como te hemos mostrado, el aceite del coche se mide en frío y siempre del modo que te planteamos. Recuerda hacerlo una vez al mes o antes de un viaje largo para evitar un accidente por malas condiciones del vehículo. En Repsol puedes encontrar lubricantes de excelente calidad para cuidar de tu automóvil y tenerlo en buen estado.