Contáctanos
Contáctanos para nuevas contrataciones
o
Te llamamos
El número de teléfono es obligatorio Tiene que introducir un número de teléfono correcto
Acepto la política de protección de datos.
Es necesario que aceptes la política de protección de datos
Temperatura ideal nevera

¿Cuál es la temperatura ideal para la nevera y el congelador?

La nevera y el congelador son de los electrodomésticos que más energía gastan en casa, una buena tarifa de la luz te ayudará a optimizar el gasto. Pero la clave para ahorrar energía con tu nevera, es saber cuál es la temperatura ideal del frigorífico y que tenga una certificación energética eficiente.  

Cómo regular la temperatura del frigorífico

 

Depende del frigorífico que tengas, podrás regular el termostato de una manera u otra. Actualmente podemos encontrar termostatos digitales, en los que simplemente tendrás que añadir los grados o, termostatos manuales, que consisten en rueda con niveles del 1 al 5.

El termostato digital no tiene mucho misterio, simplemente tendrás que introducir en la pantalla los grados de temperatura que desees, y ya lo tendrás regulado. En cuanto al manual, es un funcionamiento sencillo, pero siempre hay la duda de cuál es el nivel más frío, ¿el 1 o el 5? Bien, te lo resolvemos, el 1 es la temperatura más alta y el 5 la más baja, es decir, que el cinco es el nivel que más enfriará. 

La temperatura ideal para la nevera y el congelador

 

La temperatura ideal para la nevera es de mínimo 8ºC y máximo 2ºC, por lo que se considera que una buena temperatura sería de 4ºC, pero dependerá de la capacidad de la nevera. Cuanto más vacía esté, menos frío necesitará generar, por lo que podrás programar la temperatura más cerca de los 8ºC y así ahorrar energía. Por el contrario, si está muy llena, la nevera necesitará generar más frío para poder conservar todos los alimentos en buen estado.

En cuanto al congelador, la temperatura mínima recomendada es de -16ºC y la máxima de -24ºC, y se considera que la media óptima estaría alrededor de los -18ºC, que deberían permitirte conservar todos los alimentos, sin consumir energía de más. 

Como hemos visto antes, hay dos tipos de termostatos en la nevera, por lo que estos datos nos sirven para el digital, pero, ¿cómo aplicamos esto al manual? Bien, dependiendo de la época del año recomiendan un nivel u otro.

En verano la nevera necesitará generar más frío, sobre todo en los climas más cálidos y durante olas de calor, ahí puedes poner el termostato más alto, al nivel 3-4 será suficiente. Por el contrario, en invierno, no hará falta que esté tan fuerte y con el nivel 2 ya iría bien para conservar el frío en la nevera. Ten en cuenta que estos datos variarán según donde residas, no es lo mismo un verano en Andalucía que en Asturias, y lo mismo ocurre en invierno. 

Consejos para ahorrar energía con tu frigorífico

 

Ahora que ya sabes cuál es la temperatura ideal para la nevera, tanto en verano como invierno, veamos algunos consejos extra para ahorrar energía:

  • No dejes la nevera abierta. Actualmente, la mayoría de las neveras cuentan con sensores que te avisan si te dejas la puerta de la nevera abierta. Pero, aún así, es importante vigilar, ya que se escapará el frío y no mantendrá la temperatura. 
  • Ordena la nevera. Cada cajón y apartado de la nevera, está pensado para almacenar una comida concreta. Es importante mantener ese orden, ya que te ayudará a mantener los alimentos a la temperatura perfecta y no tendrás que consumir más energía de la que necesitas. 
  • Espera a que la comida se enfríe antes de guardarla, sino la nevera tendrá que hacer un gasto mayor para refrigerar la comida. Algunas neveras disponen del modo super freeze, que permite enfriar la comida en menos tiempo. Aún así, lo ideal siempre es que dejes la comida caliente a temperatura ambiente para que se enfríe, para no gastar más de lo necesario en luz. 
  • Conservación de los alimentos. El recipiente dónde conserves los alimentos también será importante, que estén guardados en tuppers y, si pueden ser de cristal mejor, o en bolsas térmicas. 
  • Etiqueta energética. Finalmente, un punto que influirá directamente en el ahorro energético, es la etiqueta energética. Hasta 2021, podíamos ver en las etiquetas de los electrodomésticos: A+++, A++, A+, A, B, C, D. Pero, desde marzo de 2021, se ha modificado, para que el usuario tenga más claro qué electrodomésticos son más eficientes: A, B, C, D, E, F, G. De esta manera, lo que antes equivaldría a una A++, se convierte en una B. 

Con estas recomendaciones y la temperatura ideal del frigorífico, no tendrás que preocuparte de gastar más energía con tu nevera. Además, si quieres estar 100% tranquilo y sin gastos imprevistos, en Repsol puedes contratar el Servicio de Asistente de Electrodomésticos junto a tu tarifa de la luz, que cubrirá cualquier tipo de reparación para tu nevera y otros electrodomésticos de tu hogar.