Saltar al contenido
Una mujer consulta en su ordenador portátil en la cocina

Desde la liberalización del mercado eléctrico en 2008, cambiar de compañía eléctrica es una gestión que todo usuario puede realizar de manera gratuita y con todas las garantías. Cuando realizamos un cambio de compañía, la distribuidora responsable de hacer llegar la energía a nuestro hogar sigue siendo la misma, por lo que en ningún momento nos quedaremos sin luz ni gas durante el proceso.

Si estás pensado en cambiar de compañía comercializadora de luz o gas para mejorar las condiciones de tu contrato, pero te da pereza el proceso, no desesperes. Simplemente debes seguir los pasos y las recomendaciones que encontrarás en este artículo. ¡Verás como cambiar de compañía eléctrica es extremadamente sencillo!

1. Analiza cuáles son tus necesidades y elige la tarifa que más te convenga

Ilustración de un hombre en el sofá

Cada consumidor tiene sus propias rutinas y hábitos de consumo. Por ese motivo, para cambiar de comercializadora de luz y elegir una oferta que se adapte a nuestras necesidades, es importante estudiar con atención las características de nuestro hogar y estilo de vida. Es decir, la potencia que necesitamos contratar y la franja horaria en la que realizamos el mayor consumo de energía.

¿Qué potencia eléctrica necesito contratar? Cuando vamos a seleccionar la potencia para nuestro hogar, lo primero que debemos valorar es el número de electrodomésticos que utilizamos de manera cotidiana. Por norma general, en una vivienda con frigorífico, lavadora, lavavajillas y una cocina que funcione con electricidad, se necesita una potencia de 3,3 kW. Si además utilizamos de forma habitual aparatos de aire acondicionado o bomba de calor eléctrica, la potencia será entonces de 5,5 kW. Si tienes alguna duda al respecto, tienes más información en nuestra página sobre qué potencia contratar o contacta con nosotros a través de esta página en la que te ayudaremos a encontrar tu potencia ideal.

Por otro lado, en el mercado existen varios tipos de tarifas eléctricas. Entre las que nos encontramos: tarifas fijas, que establecen el mismo precio de kWh todo el día, independientemente de las variaciones del mercado; tarifas planas, con las que pagas una cuota cerrada al mes durante todo el año consumas lo que consumas; o tarifas con discriminación horaria, pensadas para aquellos usuarios cuyo pico de consumo se encuentra en las horas de menor demanda energética (por las noches y los fines de semana o festivos).

En Repsol, contamos con una amplia oferta de servicios para cubrir todas las necesidades de nuestros clientes: nuestra tarifa fija, la Tarifa Online;, la Tarifa Plana de luz ,la Hogar XL;, la Tarifa Online Nocturna, con discriminación horaria; y varias opciones de tarifas personalizadas, la Tarifa Tiempo en Casa, la Tarifa Familia, la Tarifa Segunda Residencia o la Tarifa Domingos Gratis.

2. Solicita el cambio a la nueva comercializadora

Una vez has elegido el tipo de tarifa de luz que más se ajusta a ti, contacta con la nueva compañía comercializadora, ella será la encargada de enviar la petición de cambio al distribuidor de energía de la zona, quien a su vez informará a todas las partes interesadas y facilitará la lectura del contador. De este modo en ningún momento quedará interrumpido el suministro.

En la actualidad, las compañías eléctricas ponen a disposición de los usuarios diferentes canales para que puedan gestionar sus contratos de luz:

  • Internet: bien a través de la página web, la oficina virtual o la aplicación para el móvil de la compañía.
  • Teléfono: normalmente, se suelen facilitar números de teléfono gratuitos que te ponen en contacto directamente con el área comercial.
  • Oficina física: algunas compañías disponen además de oficinas físicas donde se puede dar de alta un contrato o solicitar un cambio de tarifa.

En Repsol queremos ponértelo fácil para que el cambio sea rápido y no conlleve trámites innecesarios que te hagan perder el tiempo. Así pues, puedes contratar tu nueva tarifa con una sola llamada, sin complicaciones ni papeleos, o bien enviarnos una foto de tu factura actual a través de nuestro formulario web y en menos de veinticuatro horas te enviaremos una oferta personalizada con la mejor tarifa de luz para tu hogar.

Comprometidos con el consumo responsable, hemos puesto en marcha nuestro servicio Compromiso Ahorro de Repsol, para que puedas seguir ahorrando cada mes en tu factura. ¿Cómo funciona? Envíanos una foto de la oferta que te haya hecho otra comercializadora y nosotros te la igualamos o mejoramos para que siempre puedas disfrutar del precio más competitivo.

3. Recopila toda la documentación para el cambio de compañía

A continuación, la compañía eléctrica va a necesitar una serie de datos personales para formalizar el contrato y poner en marcha todo el proceso de cambio de comercializadora. Esta información es obligatoria para poder llevar a cabo la gestión con éxito.

¿Qué documentación necesitas para cambiar de compañía eléctrica?

  • Datos del titular: nombre completo y NIF.
  • Datos de contacto: teléfono y correo electrónico.
  • Dirección exacta del suministro: el lugar donde se encuentra la vivienda.
  • Datos bancarios: código IBAN de la cuenta bancaria donde quieres domiciliar las facturas.
  • Código CUPS: es un identificador del punto de suministro de luz o gas compuesto por letras y números. Lo puedes encontrar en las facturas de tu actual compañía.

Con Repsol puedes contratar de forma 100 % online, por eso una vez hayas rellenado el formulario de contratación, podrás firmar la solicitud del contrato de forma telemática. Como garantía del acuerdo realizado, recibirás en tu correo electrónico un certificado de la firma online legal que se acaba de realizar. No obstante, si a lo largo del proceso te surge alguna duda, siempre puedes consultar nuestro Centro de Ayuda.

4. Comprueba si tienes facturas pendientes o penalizaciones

El cambio de comercializadora de luz no conlleva ningún coste. No obstante, este trámite puede tardar varios días, por lo que es muy probable que todavía te llegue una última factura de luz de tu anterior compañía, cuyas fechas comprenderán desde tu última factura hasta la fecha del cambio.

Sin embargo, no se puede cambiar de compañía de luz teniendo facturas impagadas. Debes tener en cuenta que es necesario liquidar todas las facturas que tengas pendientes, puesto que estas no se eliminarán al contratar un nuevo servicio. Es decir, si quieres cambiar de compañía eléctrica con deuda, tendrás que abonarla o hacer un cambio de titular y será el nuevo titular quien deberá saldarla.

Llámanos

Contáctanos sin compromiso y te daremos la mejor oferta de energía para tu hogar