Contáctanos
Contáctanos para nuevas contrataciones
o
Te llamamos
El número de teléfono es obligatorio Tiene que introducir un número de teléfono correcto
Acepto la política de protección de datos.
Es necesario que aceptes la política de protección de datos
coche electrico

Descubre todas las ventajas de los vehículos eléctricos 

Temas tratados 

Beneficios | Ventajas | Movilidad eléctrica | Recarga eléctrica | Sostenibilidad | Waylet

¿Conoces todas las ventajas de los coches eléctricos?

Utilizar un vehículo eléctrico tiene multitud aspectos positivos tanto para la persona que lo usa como para el medio ambiente, ¿quieres saber cuáles son?  

  • Movilidad sostenible 
    Los coches 100% eléctricos tienen cero emisiones, ¿esto qué significa? que no emiten gases contaminantes durante su funcionamiento. Por cada 100 km recorridos en vehículo eléctrico se dejan de emitir a la atmósfera 13,9 kg de CO2 respecto a un vehículo impulsado por motor de combustión interna*

  • Ahorro económico 
    Comprar un coche eléctrico supone un ahorro a largo plazo, ¿por qué? porque te permite disfrutar de numerosos descuentos, como puede ser el aparcamiento gratuito en zonas de estacionamiento regulado. 

  • Gran autonomía 
    Los vehículos eléctricos en el mercado hoy en día ya pueden cubrir distancias de cientos de kilómetros.

  • Subvenciones por compra 
    Si estás interesado en adquirir un vehículo eléctrico, mires por donde mires puedes tener ayuda de algún tipo: estatales, autonómicas o del propio fabricante. 

*Dato correspondiente a las emisiones medias de los vehículos no eléctricos registrados en 2020 en la UE-27, Reino Unido, Noruega e Islandia (fuente: Agencia Europea del Medio Ambiente).

vehiculos electricos

Otras curiosidades sobre los eléctricos

card-xl-waylet-repsol-mas.jpg
-

Tus recargas eléctricas, con Waylet

Con la app de Waylet podrás disfrutar de todas las ventajas relacionadas con el vehículo:

  • Búsqueda y reserva con antelación 
  • Pago sin contacto en las EESS
  • Descuentos directos en tus recargas y en otros carburantes
  • Acceso a recargas gratuitas
  • ¡Y muchas más!
¿Qué tipos de vehículos eléctricos existen?
 
  • Eléctrico puro 
    EV: Electric Vehicle. 

Este tipo de vehículos, al tener un motor puramente eléctrico, no produce ningún tipo de emisión contaminante durante su uso.

La autonomía está limitada a la capacidad de la batería de cada uno de ellos. La carga se realiza si está parado de la red eléctrica y si está en movimiento aprovechando la inercia del motor a través del sistema de frenado regenerativo.

  • Eléctrico de autonomía extendida 
    REHEV: Range Extended Hybrid Electric Vehicle. 
     
    Este tipo de vehículos también tienen un motor eléctrico pero, a diferencia del anterior, produce emisiones debido al motor de combustión que incorpora. A mayor uso en régimen eléctrico, menor emisión de CO2. En este caso, la autonomía incluye la capacidad de las baterías y de la extensión que da el motor de combustión. 

¿Y qué capacidad de carga tiene? Si está parado, la carga se realizará por la red eléctrica; y si está en movimiento del motor de combustión interna, conectado a un generador y del sistema de frenado motor regenerativo. 

  • Eléctrico híbrido no enchufable 
    HEV: Hybrid Electric Vehicle 

Este tipo de vehículos consta de un motor eléctrico y de un motor de combustión interna que, debido a ello, produce emisiones locales. A mayor uso en régimen eléctrico, menor emisión de CO2. 
 
Si hablamos de autonomía, incluye la capacidad de las baterías y de la autonomía propia del motor de combustión. La carga se realizará únicamente en movimiento a través del sistema de frenado del motor regenerativo.  
 

  • Eléctrico híbrido enchufable 
    PHEV: Plug-In Hybrid Electric Vehicle 

Este tipo de vehículos consta de un motor eléctrico y de un motor de combustión interna que, debido a ello, produce emisiones locales. A mayor uso en régimen eléctrico, menor emisión de CO2. 

En este caso, la autonomía proviene principalmente del motor de combustión y, en segundo lugar, de la capacidad de las baterías. 

Para cargar el vehículo, se podrá hacer: en parado, conectándolo a la red eléctrica; y, en movimiento, a través del sistema de frenado del motor regenerativo. 

Descubre cómo sacarle el máximo provecho a la movilidad eléctrica

DistribuidorAsesoramientoStandardM2.jpg

Wible

Alquila tu vehículo eléctrico y conduce más kilómetros por menos euros.  

¿Tienes dudas?

A continuación te indicamos las tarifas para la recarga en la red pública: 

1. Pago por uso en cada recarga: 

  • Los precios base €/kWh de recarga son: para motos 0,29€, para carga normal 0,29€, 0,39€ para carga rápida y en el caso de ultra rápida 0,446€. 

2. También puedes contratar una de las tarifas de movilidad que te permitirán recorrer más kilómetros al mejor precio: 

  • Tarifa movilidad 100 por sólo 30€/mes Si recorres menos de 8.000 km/año 10% de descuento sobre PVP en kWh adicionales que recargues 
  • Tarifa movilidad 150 por sólo 40€/mes Si recorres entre 8.000 y 12.000 km/año 20% de descuento sobre PVP en los kWh adicionales que recargues.

Además, consigue el 50% de tu recarga en saldo Waylet y hasta 150€ por contratar la luz y el gas de Repsol.

Existen diferentes puntos de recarga para vehículos eléctricos: convencionales, semi-rápidos, rápidos y ultra rápidos. La velocidad de recarga dependerá de diferentes factores: del tipo de batería, de los conectores, pero sobre todo, de la potencia suministrada por la estación de servicio: 

  • Semi rápido: tardaremos 2 hrs en cargar 
  • Rápido: 40 minutos 
  • Ultra rápidos: entre 6 y 13 minutos porque es capaz de suministrar 350kw

Las baterías de larga duración ya permiten alcanzar autonomías de entre 300 y 400 kilómetros.

Sí, pero dependen tu Comunidad Autónoma. Pregunta en tu administración y para empezar a beneficiarte de las ayudas.

En función del municipio en el que vivas, la regulación podría ofrecerte ciertas ventajas: aparcar en vía pública sin pagar estacionamiento regulado, acceder al centro de tu ciudad sin restricciones, circulación por carril bus y algunos beneficios fiscales, como un impuesto de circulación más bajo que en un vehículo convencional.