Inicio de sesión
Contáctanos
Contáctanos para nuevas contrataciones
o
Te llamamos
El número de teléfono es obligatorio Tiene que introducir un número de teléfono correcto
Acepto la política de protección de datos.
Es necesario que aceptes la política de protección de datos
Ciclo WLTP y NECD: ¿qué son y en qué se diferencian?

Ciclo WLTP y NECD: ¿qué son y en qué se diferencian? 

Una de las prioridades que tiene el sistema automovilístico es su sostenibilidad. Durante los últimos años, se han puesto en marcha distintos mecanismos para minimizar las emisiones en el consumo y producción de energía. Dos de ellos son los ciclos WLTP y NEDC, que juegan un papel crucial, pero a menudo desconocido. 

Queremos que conozcas sus ventajas, desventajas y diferencias con un claro objetivo. Un vehículo como el tuyo está vinculado a distintas normativas y medios de homologación, y en este caso vamos a hablar de los segundos. Mientras más información tengas, mayor control ejercerás sobre tu gasto. 

¿Qué son los ciclos WLTP y NEDC? 

 

La Unión Europea obliga a que todos los automóviles que se produzcan cumplan con unos estándares de emisiones. El objetivo es evitar que circulen modelos que contaminen sin control alguno, con el impacto que ello tendría para las carreteras y para el medioambiente. Los protocolos WLTP y NEDC, que tienen carácter internacional, son un recurso de homologación y regulación. 

Ciclo WLTP 

Desde el año 2019, está en vigor el WLTP (World Harmonized Light-duty Vehicle Test Procedure). Se trata de un estándar mundial que engloba a todos los fabricantes de automóviles y que incluye varios aspectos: 

  • RDE: Emisiones en condiciones de conducción consideradas normales. 
  • ISC: Previsiones de emisión entre los 15 000 y 100 000 kilómetros recorridos. 
  • EVAP: Pérdidas por respiración del depósito de combustible (en cámaras de ensayo). 
  • FCM: Consumo de combustible y su desviación máxima, que no puede exceder el 5 %. 

Ciclo NEDC 

Hasta 2018, este era el ciclo que se utilizaba en la Unión Europea. Denominado New European Driving Cicle, quedó desfasado por la dificultad de hacer cálculos precisos. Dicho de otro modo, no podía afirmar cómo de contaminante podía ser un coche debido a la introducción de modelos con motores más complejos. 

Estaba centrado en las condiciones de circulación a velocidades de 120 km/h y superiores. El principal problema que planteaba es que no tenía en cuenta la contaminación dentro de poblado, solo en vías interurbanas. Obviamente, con la cifra que acabamos de mostrar, quedaría limitado a autopistas y autovías, ni siquiera a vías convencionales. 

Otro de los aspectos que estudiaban era el tiempo que requería un vehículo para reducir la velocidad en tramos de 20 km/h. Con este propósito, se tenían en cuenta variables como la resistencia aerodinámica en pruebas de laboratorio. Esta fue la primera propuesta de las instituciones comunitarias para que los consumidores supieran lo que contaminaban sus modelos. 

¿En qué se diferencian estos ciclos? 

 

Comenzamos por la principal distinción, y es que los actuales ciclos WLTP están más actualizados y son más completos que los NEDC. En este sentido, proporcionan más información y lo hacen de un modo más detallado, lo que contribuye a conocer mejor cómo de contaminante puede ser un vehículo en cualquier condición o entorno. 

Si entramos en detalle, podemos ver otras diferencias clave: 

  • Duración de las pruebas: Las de WLTP en laboratorio requieren 30 minutos, mientras que las de NEDC tardan 20 minutos. 
  • Conducción urbana: Los actuales prestan más atención al recorrido urbano, mientras que los otros casi lo obvian. 
  • Posibilidad de incorporar equipamiento: Las pruebas que se hacen ahora calculan el peso añadido por los extras. 
  • Temperatura de las mediciones: Con el de ahora son de 23 °C y 14 °C, y con el anterior eran de 20 °C y 30 °C. 

Respecto a la velocidad máxima, cabe recordar que las autopistas tienen un límite superior de 130 km/h. Con este motivo, los ensayos en laboratorio con WLTP están ajustados a 131 km/h. Cuando se efectuaban bajo los parámetros de NEDC, se fijaba en 120 km/h, lo que no reflejaba la realidad posterior de las carreteras interurbanas. 

Ventajas y desventajas de los ciclos WLTP y NEDC 

 

Comenzamos analizando un punto fuerte innegable de los ciclos WLTP, y es que permiten conocer en mayor medida si merece la pena un coche eléctrico. De hecho, contribuyen a determinar con precisión cuánto consumen los vehículos con motor de combustión, lejos de las falsificaciones que ciertos fabricantes intentaban hacer. 

Este último punto era la principal desventaja de los ciclos NEDC y el motivo por el que eran tan polémicos. Además, tiene la desventaja de no tener en cuenta la orografía ni el estilo de conducción. 

Has visto qué son los ciclos WLTP y NEDC y has tenido ocasión de comprender por qué son tan importantes. La sociedad demanda cada vez una mayor sostenibilidad energética, y este es un objetivo que se consigue gracias a este tipo de medios. En Repsol ponemos a tu disposición tarifas adaptadas a tus necesidades de recarga de tu coche eléctrico. ¡Conócelas!