Inicio de sesión
Contáctanos
Contáctanos para nuevas contrataciones
o
Te llamamos
El número de teléfono es obligatorio Tiene que introducir un número de teléfono correcto
Acepto la política de protección de datos.
Es necesario que aceptes la política de protección de datos
como funciona un coche electrico

Funcionamiento de un coche eléctrico: todo lo que debes saber

Cada vez es más frecuente ver coches eléctricos debido a que la movilidad eléctrica ha evolucionado mucho, consiguiendo mejoras en la autonomía de la batería a medida que avanzan con el diseño de nuevos modelos. A esto se le añade que las subvenciones del estado son un gran incentivo para que la gente opte por este tipo de vehículo. Pero, ¿alguna vez te habías preguntado cómo funciona el motor de un coche eléctrico?
 

¿Qué es un coche eléctrico?

 

Los coches eléctricos son vehículos impulsados por uno o varios motores eléctricos en lugar de motores de combustión interna. Utilizan la energía almacenada en baterías recargables para alimentar los motores y propulsar el automóvil.

Al no tener un motor de combustión, los coches eléctricos no emiten gases de escape y son más eficientes en el consumo de energía. Además, ofrecen ventajas como una menor contaminación acústica.

 

Partes de un coche eléctrico

 

El coche eléctrico tiene diferentes mecanismos y partes que permiten que funcione, para entender cómo funciona, primero tenemos que ver qué conforma un vehículo eléctrico y qué función tiene cada parte:

Batería

 

La batería es la parte del vehículo en la que se almacena la electricidad para que el vehículo pueda funcionar. La batería se carga a través de la toma de corriente o puerto de carga, que se conecta a los puntos de recarga.

Transmisión

 

Lo más habitual es que los coches eléctricos cuenten con una transmisión de una sola marcha. Ésta se encarga de transmitir y distribuir la fuerza del motor a los palieres, que son las piezas encargadas de girar las ruedas del coche. 

Controlador 

 

El controlador es un sistema electrónico que permite funcionar a todos los elementos del coche, de forma coordinada. 

Reductor de velocidad y diferencial

 

El vehículo eléctrico, al actuar como un coche automático, es decir, que no tiene caja de cambios, cuenta con el reductor de velocidad y diferencial, que disminuye la velocidad según las necesidades de conducción. 

Inversor y rectificador 

 

El inversor permite convertir la corriente continua de la batería en corriente alterna, para que el motor pueda funcionar. 

El rectificador hace la función contraria, convierte la corriente alterna en continua. Esto será necesario para la carga del vehículo, ya que cogerá la corriente alterna de la red para llevarla a la batería convirtiéndola en continua. 

Sistema regulador

 

El sistema regulador trabaja junto al inversor, rectificador y transformador para poder llevar la corriente eléctrica de la batería al motor y, en caso de frenada regenerativa, se produciría el proceso contrario, la corriente eléctrica viajaría del motor a la batería.  

La frenada regenerativa sirve para que las baterías del coche eléctrico, o híbrido, se recarguen cuando el conductor pisa el freno, en este momento el motor eléctrico hace de generador para poder recargar las baterías con la energía procedente de la frenada. Este sistema de frenado permite que los coches eléctricos puedan aumentar su autonomía y que el mantenimiento del sistema de frenos sea mucho menor que el de un coche de combustión.  

 

 ¿Un coche eléctrico tiene marchas?

 

Los vehículos eléctricos no tienen caja de cambios ya que no las necesitan para su funcionamiento, solo tienen una velocidad, por lo que solo te encontrarás con una marcha en el coche. Pero, además, hay otros motivos:

  • Las revoluciones. En un coche con motor de combustión las revoluciones son más altas, por lo que es necesario que haya una caja de marchas que te permita hacer el cambio de velocidad. En el caso del coche eléctrico, al tener las revoluciones más bajas, no es necesario tener más de una marcha.
  • Simplicidad de conducción. El sistema de conducción y funcionamiento de un coche eléctrico, como veremos más adelante, es mucho más sencillo que en uno de combustión, por lo que no es necesario una caja de cambios para su funcionamiento.
  • Control de velocidad y aceleración. Gracias al condensador, que se encuentra dentro del transmisor del coche, el vehículo tiene un mayor control de la aceleración y desceleración, por lo que el sistema puede controlar los cambios de velocidad sin necesitar una caja de cambios. 
motor electrico

Funcionamiento del motor de un coche eléctrico

 

Uno de los principios básicos para entender el funcionamiento de un motor eléctrico, es el tipo de corriente, podemos encontrar dos tipos: corriente continua y corriente alterna.  

  • Corriente continua. Es un tipo de corriente eléctrica que, a través de un material conductor, lleva el flujo de una carga eléctrica en un mismo sentido de circulación. 
  • Corriente alterna. Por el contrario, la corriente alterna también lleva un flujo de energía, pero en vez de hacerlo en la misma dirección, lo hace de forma variable y cíclica.  

Un motor eléctrico combina mecánica con electricidad para poder funcionar, de esta manera, gracias a su mecanismo de bobinas, que genera el movimiento de los campos magnéticos, se convierte la energía eléctrica en energía mecánica de rotación. Los momentos claves para entender su funcionamiento son: la fase de aceleración y la fase de desaceleración.

 

Fase de aceleración

 

En el momento en que el conductor presiona el pedal, el controlador manda la señal a la batería para que la energía eléctrica empiece a circular hacía el convertidor. Una vez llega al convertidor, éste transforma la corriente continua en alterna y, finalmente, pone en marcha el rotor y las ruedas. Con este proceso, el motor eléctrico convierte la energía eléctrica en mecánica. 

Fase de desaceleración

 

En el momento en el que el conductor frena o ya no pisa el acelerador, el motor eléctrico deja de actuar como propulsor para tener la función de generador de energía. Este sistema lo hemos visto anteriormente en el artículo, se le denomina frenada regenerativa. En esta fase de conducción, las ruedas del coche eléctrico son las que mueven el motor eléctrico y no la batería, como ocurre en la fase de aceleración.  

 

Todas las partes del motor eléctrico de un coche

 

Una parte fundamental del coche eléctrico para que pueda funcionar es el motor, que se encarga de transformar la energía eléctrica de la batería en movimiento. El motor de un vehículo eléctrico es más sencillo y menos ruidoso que uno de carburante y está formado por dos partes principales:

  • Estator. El estator es la parte fija del motor, no se mueve mecánicamente, pero sí magnéticamente. Está formado por alambres de cobre que quedan enrollados formando bobinas en la parte interior. Los alambres están cubiertos por un esmalte que aísla eléctricamente los alambres entre ellos. A través de la corriente alterna, estas bobinas forman un campo magnético giratorio. 
  • Rotor. Si el estator es la parte fija del motor, el rotor es la parte móvil. Se encuentra dentro de las bobinas del estator y, juntos trabajan para transmitir la potencia del motor. En el rotor podemos encontrar un eje que permite que gire dentro del campo magnético y, permite convertir la energía mecánica a eléctrica. 

Ahora que ya conoces el funcionamiento de un coche eléctrico, veamos qué soluciones hay para la movilidad eléctrica. En Repsol contamos con diferentes opciones para que puedas disfrutar de todos los beneficios de tener un coche eléctrico

  • Instalación de punto de recarga. Tenemos disponibles tres tipos de puntos de recarga, para que escojas el que mejor se adapta a tus necesidades. Además, te ayudaremos con la tramitación de la subvención del Plan Moves III. 
  • Tarifa Vehículo eléctrico. Una tarifa en la que pagas un precio fijo de kWh por la luz que consumas, para recargar tu coche y para la luz de tu casa.